Ayotzinapa

Imprimir
PDF
Ene
26

Ayotzinapa y el ocultamiento de la verdad

Autor // comunicacion

jornada logo

 

AUTOR: Octavio Rodríguez Araujo
FUENTE: La Jornada 
FECHA: 26 de enero de 2017


Ayotzinapa y el ocultamiento de la verdad Octavio Rodríguez Araujo Melitón Ortega, padre de uno de los normalistas de Ayotzinapa, declaró que la Procuraduría General de la República (PGR) ha ocultado información clave sobre el caso de Iguala, que "no entregó datos a los padres de las víctimas ni al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) sobre el uso de camiones de pasajeros para el tráfico de drogas, pese a que ya había antecedentes de ello". Subrayó que las omisiones y los "engaños" por parte de las autoridades han sido la "constante", (La Jornada, 24/1/17). En entrevista por separado, Alfredo Higuera Bernal, titular de la oficina de investigación del caso Iguala, dijo a La Jornada ese mismo día que "no tendría elementos para afirmar si hubo algún ocultamiento (de información al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes o a los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa)."

Dos versiones distintas. Una tercera opinión es la de David Fernández Dávalos, rector de la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México, con motivo de la presentación del libro de Carlos Beristain, ex miembro del GIEI, titulado El tiempo de Ayotzinapa. (Véase http://ibero.mx/prensa/desprestigio-gubernamental-porno-investigar-ayotzinapa-menor-que-conocer-la-verdad-rector, 23/01/17). En esta página se pueden leer las apreciaciones de David, mi amigo, como lector del libro mencionado, como sacerdote jesuita, como rector de una universidad privada y prestigiada. Con el valor y la sensatez que lo han caracterizado desde joven, dijo: "el de Ayotzinapa es un caso paradigmático porque permite comprender lo que ha pasado y está pasando en el país". Pero fue más lejos y nos invita a reflexionar con toda seriedad sobre las implicaciones de este caso paradigmático, y tres componentes que nos deja el caso: 1. Hay una alianza en la que colaboran una parte del Estado y el crimen organizado. 2. Se da una actuación criminal conjunta entre los agentes del Estado y del crimen organizado. 3. No se realiza una investigación sobre ese crimen cometido por agentes del Estado y criminales organizados. No investigar quiere decir que, o se desvía la investigación o se fabrican culpables, se exculpabiliza (sic) a los agentes del Estado y se recarga sobre sólo los criminales. No hay por tanto una impartición de justicia, y entonces viene la impunidad, esa que se convierte en el mensaje que está por debajo de estos componentes." De aquí que enfatizara que "el costo del desprestigio que ha pagado el gobierno mexicano por no investigar la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero (acontecida el 26 y 27 de septiembre de 2014), es menor al precio que tendría que pagar si se conoce la verdad de los hechos".

¿Cuál sería ese costo? David Fernández lo dice o, si se prefiere, lo sugiere como para que sus lectores saquemos nuestras propias conclusiones: la alianza entre altos funcionarios públicos del Estado mexicano y el crimen organizado. Sólo esta hipótesis, sin necesidad de especulaciones, explica por qué a los encargados de la investigación sobre el caso de Ayotzinapa se les hizo bolas el engrudo y que, a la fecha, pese a las declaraciones de Higuera Bernal, sigan fluyendo "verdades" parciales y a medias que, ciertamente, apuntan a la impunidad y al ocultamiento.

Después de leer tantos libros sobre el narcotráfico en México, algunos verdaderos documentos de investigación, y de ver películas y series de televisión sobre el tema, personalmente no tengo duda de que desde hace años (si no décadas) ha existido complicidad entre "agentes del Estado" y criminales de altísimo nivel y muchísimo dinero (para ellos y para repartir). Desde el caso, comprobado, del general Gutiérrez Rebollo y del dinero que recibía de Amado Carrillo Fuentes (El señor de los cielos), hasta la fecha, ha habido registros de complicidades y de persecución de unos cárteles para beneficio de otros. Las fugas de El Chapo Guzmán serían otro ejemplo de dichas complicidades. Y si se sigue escarbando, se descubrirán más casos y aparecerán los "presuntos implicados" hasta quién sabe qué nivel de gobierno. El caso de Ayotzinapa (de Iguala en realidad) reveló, muy a pesar de los primeros investigadores de 2014, el famoso autobús cargado de droga para distribuirse en Chicago, Estados Unidos. Fue el GIEI, si no recuerdo mal, el grupo de investigadores que resaltó las inconsistencias sobre dicho autobús y la importancia del trasiego de heroína producida en el estado de Guerrero, producción que no podía pasar desapercibida para los gobiernos municipal, estatal y federal.

El rector de la Ibero, a mi juicio, tiene razón al decir: "el costo del desprestigio que ha pagado el gobierno mexicano por no investigar la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero (acontecida el 26 y 27 de septiembre de 2014), es menor al precio que tendría que pagar si se conoce la verdad de los hechos". Esta verdad es la que queremos, por alto que sea el precio para los funcionarios públicos que tratan de ocultarla.

Imprimir
PDF
Ene
24

"Insisten en ocultar lo del caso Iguala"

Autor // comunicacion

jornada logo

 

AUTOR: Sergio Ocampo Arista 
FUENTE: La Jornada 
FECHA: 25 de enero de 2017

Chilpancingo, Gro. Ernesto Guerrero, dirigente de los normalistas de Ayotzinapa, aseguró que los recientes señalamientos hechos contra del ex titular de la Procuraduría General de la República (PGR) Jesús Murillo Karam sobre las pruebas en el caso de los estudiantes desaparecidos "sólo vienen a corroborar y a confirmar que la dependencia ya tenía dicha información y la ocultó".

Indicó que "esto que se está dando a conocer revela que la la PGR y la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada se han dado a la tarea de ocultar la verdad a los padres de las víctimas, y el porqué de la brutalidad con las que se atacó a los jóvenes".

Todo indica, agregó Ernesto Guerrero, que las órdenes de desaparecer a los estudiantes "vinieron después de los ataques del 26 de septiembre de 2014, y eso es lo que oculta la PGR".

Imprimir
PDF
Ene
24

El tiempo de Ayotzinapa: Herramientas para fracturar la impotencia aprendida en México

Autor // comunicacion

NewsweekLogo

 

AUTOR: Thelma Gómez
FUENTE: Newsweek en Español 
FECHA: 25 de enero de 2017

HAY HISTORIAS que se escriben porque es preciso dejar constancia de lo que se vivió, del camino que se recorrió para tratar de entender aquello que es incomprensible y para desmontar las mentiras con las que se busca ocultar la verdad. Hay historias que se escriben para dejar un testimonio de lo que se aprendió y para que cuando otros las lean, también aprendan; para que encuentren las herramientas que les pueden servir en su búsqueda de justicia. I iay historias que se escriben para alimentar la memoria, porque es necesario recordarlas una y otra vez; porque esos hechos que marcan a una comunidad, a un país, no se pueden olvidar. Por todo eso, Carlos Martín Beristain escribió este libro: El tiempo cíe Ayotzinapa.

Después de formar parte del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), creado por la Comisión lnteramerieana de Derechos Humanos (CI DH), para investigar la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, la noche del 26 de septiembre de 2014, Carlos Martín Beristain decidió escribir este libro en donde se encuentran las historias que se vivieron durante los 16 meses de la investigación.

El tiempo de Ayotzinapa, publicado por Ediciones Akal (2017), es el testimonio de cómo y en qué condiciones se realizaron los dos informes que los miembros del GIEI -Beristain, Claudia Paz, Ángela Buitrago, Francisco Cox y Alejandro Valencia entregaron en septiembre de 2015 y en abril de 20Í6. Ks una historia que muestra los mecanismos de

1.a impunidad en México: cómo se desvió la investigación, cómo se ocultaron y destruyeron pruebas, cómo se dejaron a un lado Jos testimonios de testigos clave, cómo se impidió que se entrevistara a los militares del 27 batallón, cómo se buscó que nadie se enterara del quinto autobús. lisa impunidad que Beristain describe en el libro como algo más allá de "la ausencia de justicia, es también un sisLema educativo. La peor escuela. En ella se enseña no solo que el crimen llega con Mta de castigo, sino que no puedes hacer nada para cambiar la realidad que te rodea".

Y es contra esa idea, el pensar que no se puede hacer nada para cambiar la realidad de México, que Beristain también ha escrito este libro, lisa "impotencia aprendida" es algo ante lo cual no puede ser indiferente. Va en contrasentido de lo que ha sido su propia historia: un médico y doctor en psicología que aprendió a reconocer las huellas físicas y psicológicas que deja la tortura, el desplazamiento, las ejecuciones extrajudiciales y la desaparición forrada al trabajar con víctimas en países como Angola, El Salvador, Ecuador, Argentina, Guatemala, Colombia, Perú y México. Un referente mundial, cuando se habla de atención psicosocial a las víctimas de violaciones a derechos humanos. Un hombre que ha buscado cambiar la realidad al documentar esas violaciones y participar como coordinador del informe "Guatemala: Nunca más", y ai ser asesor de las (¡omisiones de la Verdad de Perú, Ecuador y Paraguay: Para quien ha sido perito para la evaluación médica y psicosocial de la Corte Interamericana de Derechos I lumanos (Col >11!. México es un gran "laboratorio de impotencia aprendida", en donde esa impo tencia se instala como una "convicción individual y colectiva. Ese es un gran impacto de la impunidad". Con esas frases Beristain me habló del panorama que veía en mayo de 2015, justo cuando el CIE! empezaba a encontrar las primeras contradicciones y vacíos en la investigación de la PGR sobre la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa.

Ahora, en enero de 2017, cuando hablamos de El tiempo de Ayotzinapa, Beristain explica que este iibro, así como los dos informes del GlEI, son herramientas para quebrar ese sentido de "impotencia aprendida".

-Mucha gente nos dijo: "¡No van a poder!" La impunidad pone un mandato de imposibilidad. Creo que hay que luchar contra esos mandatos. No quiero ser ingenuo frenlc a lo que se enfrenta, pero también se debe tener inteligencia y sensibilidad para buscar cuáles son las rendijas que nos ayuden a transformar la situación. Para mí, la condena a la impotencia es lo peor. Te deja sin el poder de la transformación. Los informes que hicimos son una herramienta de transformación. Muestran cómo investigar un caso complejo, de alto impacto, en condiciones políticas difíciles. Nosotros quisimos dejar cosas constructivas para la gente y que no cerraran las puertas para la defensa de ios derechos humanos. Hasta donde se pudo, el trabajo del GIFJ fue un elemento clave para dejar cosas muy importantes para este país. Los informes que realizamos no son para una semana.

Son informes para diez años. Para tener una perspectiva del trabajo no solamente para este caso, sino para otros casos. Son informes que muestran maneras de investigar, de trabajar. Son ejemplos para otras situaciones, por ejemplo, para la formación de fiscales, de periodistas, de personal de salud que se enfrenta a ese tipo de situaciones. El libro lil tiempo de Ayotzinapa puede ser otro informe que hace caminar los contenidos técnicos de los dos informes. En parte este libro es mostrar el camino que nosotros hemos hccho para que haya aprendizajes para otros.

-¿Qué otras herramientas puede tener un país para empezar a tumbar la impunidad y la impotencia? -Los informes del G1E1 también tienen una agenda a seguir. En el último capítulo del segundo informe hay 22 recomendaciones, lisos son los cambios estructurales que necesita México. Esa es una agenda de transformación que deben tomar académicos, las ONGy diferentes sectores del país que están siendo afectados por ese círculo de violen cia, violaciones a los derechos humanos, corrupción e impunidad. Ese círculo solo se puede quebrar por la impunidad.

Los informes, el segundo especialmente, también tienen un espacio dedicado a las políticas respecto a la desaparición forzada, muestran líneas de trabajo para que la sociedad les dé seguimiento.

Hay una herramienta en la que milito, creo y forma parte del sentido de mi trabajo: la empatia. El ponerse en el lugar de la gente. El tiempo de Ayotzinapa es también la historia de la gente. Solo cuando estas historias sean también las historias de la gente como tú o como yo, nos ra mos a dejar tocar por esa experiencia y vamos a hacer que esto sea inaceptable colectivamente. Solo eso va a generar una movilización hacia la transformación. laciones a derechos hu manos tomó mayor fuera hace poco más de siete años, cuando comenzó a impartir talleres de ayuda psicosocial a familiares de personas desaparecidas.

En abril de 2012, cuando el país discutía Ja creación de la Ley de Víctimas, lo entrevisté por primera vez. En ese entonces él ya alertaba sobre la urgente necesidad de reconocer las "consecuencias de la violencia", esa violencia que comenzó a crecer en forma incontrolada desde que Eelipe Calderón, en diciembre de 2006, lanzó su "guerra contra el narcotráfico".

Entre las cosas que el listado debe hacer -me dijo entonces- es "buscar a los desaparecidos. Identificar los mecanismos de impunidad, contar con peritos independientes en los procesos de identificación y búsqueda, para que exista la confianza de la gente en los procesos de investigación".

-¿Cómo explicas la evolución que ha tenido la desaparición forzada en México? -le pregunto ahora.

-Muestra cómo la dimensión del problema se trató de minimizar durante mucho tiempo. Entre el fin del sexenio de Calderón y el principio de Peña Nieto hubo una discusión sobre el número de desaparecidos. Ahora ni siquiera se discute sobre eso. Ahora el asunto se asume como "un problema normal", cuando es un escándalo. Esc.) es muy duro, porque muestra que no se ha tomado el problema en serio y que los mecanismos que han hecho posible todo esto se han mantenido en el tiempo y eso aumenta también el nivel de responsabilidades. Al principio no sabíamos muy bien qué pasaba, pero diez años después hay una responsabilidad de Jas políticas públicas frente a esto. En Colombia o en Guatemala ha habido procesos de investigación judiciales que han dado resultados. En México no tienes casos con resultados y esto demuestra algo que es muy preocupante en. el país. Si no hay un quiebre en esa impunidad, las lógicas de esa violencia se van a seguir manteniendo. En cuanto a los familiares, nos hemos enfrentífS^jfftiuV diferentes situaciones, lin los primeros talleres los familiares no teman herramientas; eran talleres para.llorar, para abrazarse, para hablar del dolor, para tratar de entender qué está pasando. Muchos de estos familiares han ido creciendo, entendiendo más, fortaleciéndose, convirtiéndose en defensores de derechos humanos, en sujetos sociales y políticos con una voz, con una claridad. Han sido ellos, los familiares, los que han hecho que este tema no se olvide, son ellos los que hacen una llamada permanente sobre la herida que sigue teniendo México, una herida que va a perseguir al país en los próximos 20 o 30 años o más. El tiempo de Ayotzinapa es también un intento de contar el ejemplo de los familiares, del trabajo con ellos, de lo que es importan te para ellos en un proceso así. De eso también tenemos que aprender. K1 libro también está escrito pensando en que los familiares lo van a leer. Y espero que se sientan reconocidos. Es una de las cosas que uno puede hacer en esos procesos que son tan complicados, tan duros y frente a los que uno se puede quedar con tanta impotencia. El libro es una manera de no quedarse en la impotencia de lo que no se pudo seguir haciendo. Hay que empujar en esa dirección, buscar otras herramientas.

-Ante la impunidad que hay en México las victimas están buscando justicia fuera del país. ¿1.a fractura de la impunidad en México se tiene que provocar dese afuera? -Estoy convencido de que se necesitan mecanismos extraordinarios para enfrentar la si tuación. Para la gran cantidad de casos que tiene el país, y la emergencia que sigue enfrentando de derechos humanos, no hay salida con los mecanismos que tiene el Estado. Internamente no hay capacidad de respuesta. Se necesitan mecanismos extraordinarios, mecanismos mixtos en donde se una la parte nacional y una internacional. El ejemplo del Gl El es una muestra. Creo que es una fórmula que se tendrá que dar en el futuro... Se necesitan mecanismos extraordinarios, como una comisión de la verdad, para hacer frente al enorme impacto del dolor y el sufrimiento de tanta gen te. Eso es parte de lo que puede hacer otro futuro para México, que no sea lo que hoy se está viviendo.

En El tiempo de Ayotzinapa se lee que "la gran victoria del po der es haber convertido la historia en un armario viejo por el que nadie se interesa". Por ello es importante alimentar la memoria. El libro de Beristain cierra con una frase que se convierte en un golpe contra esa impotencia aprendida: "...la verdad se empeña si hay quien la empuje. Y, aquí y allá, hay".

Imprimir
PDF
Ene
23

Rechaza Alfredo Higuera que haya habido ocultamiento en el caso Iguala

Autor // comunicacion

jornada logo

AUTOR: Gustavo Castillo y Fernando Camacho
FUENTE: La Jornada 
FECHA: 24 de enero de 2017

Durante esta administración y en anteriores gestiones, la Procuraduría General de la República (PGR) ha ampliado sus líneas de investigación en el caso Iguala. Por tanto, ''no tendría elementos para afirmar si hubo algún ocultamiento (de información al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes o a los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa)" , afirmó Alfredo Higuera Bernal, titular de la oficina de investigación del caso Iguala.

En entrevista con La Jornada señaló que el órgano a su cargo, además de indagar una compañía de autobuses turísticos en el traslado de heroína -en compartimentos ocultos- del estado de Guerrero a Chicago, revisa otras investigaciones relacionadas con el cártel de Guerreros unidos desarrolladas por el gobierno guerrerense y por la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido).

''En esta etapa de la investigación lo que estamos haciendo es incorporar a nuestra indagatoria toda la información que pueda existir de investigaciones previamente revisadas, de procesos penales que estén en curso, de casos o hechos que pudieran arrojar alguna información valiosa para este tema.''

El Uruguayo

En ese contexto, mandos de la PGR revelaron que durante la gestión de Jesús Murillo Karam las investigaciones que realizó la Seido -que podrían tener relación con la desaparición de los normalistas- no eran compartidas de manera oportuna con la unidad encargada de indagar el caso Iguala, aduciendo que se trataba de ''información sensible en materia de delincuencia organizada y se debía desarrollar de manera confidencial''.

Las fuentes consultadas mencionaron que, por esa razón, en el contenido de los más de 150 tomos que se han hecho públicos no existen muchas referencias a las operaciones y estructura del cártel de Guerreros unidos, entre ellos de la importancia que tuvieron para ese grupo Gonzalo Martín Souza Neves, El Uruguayo, y la empresa Guelaguetza Tours.

-Integrantes del GIEI y los padres de familia de los 43 normalistas desaparecidos han señalado que la PGR ha ocultado información respecto de la investigación del traslado de heroína a Chicago por parte de Guerreros unidos. ¿Qué opina?

-La investigación de esa línea fue uno de los planteamientos principales que hizo el GIEI y ha sido objeto de tratamiento en las pláticas que tenemos con los representantes de los padres.

''No hemos desatendido esa vertiente. Hemos hecho peticiones a las autoridades del vecino país para recabar información de todo antecedente o registro que haya de operaciones de narcotráfico hacia algunos puntos de Estados Unidos que partieran del estado de Guerrero.

''También hemos solicitado datos de la operación o intervención de Guerreros unidos en esas actividades ilícitas. Hemos seguido buscando datos, antecedentes, indagatorias, causas penales o procesos en las que haya información. No hemos dejado de explorar esa línea.''

-¿Hay avances concretos respecto de la empresa Guelaguetza Tours, relacionada con Gonzalo Martín Souza Neves, alias El Uruguayo?

-Hemos procurado obtener toda la información y tenemos identificado un caso en el que resultó involucrada dicha persona, de quien además ese mote, El Uruguayo, apareció anotado en una libreta encontrada al momento de detener a Sidronio Casarrubias (líder del grupo Guerreros unidos).

''A partir de ello, la oficina de investigación del caso Iguala ha obtenido la causa penal que se le fincó a dicha persona, y al menos a otra más, relacionada con hechos que tendrían que ver con traslado de drogas y concretamente en un autobús vinculado con la empresa mencionada.''

-¿Han encontrado en esta línea de investigación algo que pueda relacionar a Guelaguetza Tours con la desaparición de los 43 normalistas?

-Estamos en el proceso de investigación. Buscamos si existe alguna vinculación. Los hechos (detención de El Uruguayo) ocurrieron en Puebla. Estamos en el proceso de recabar información, cruzar datos, encontrar detalles que nos permitan establecer si hay alguna relación.

''Tenemos en curso trabajo para saber si eso pudo haber sido alguna de las causas de lo ocurrido en Iguala. No podemos afirmar nada hasta que no tengamos concluidas estas indagaciones.''

-¿Qué ha hecho la PGR en el caso Iguala en cuanto a esta línea de investigación y el involucramiento de Souza Neves?

-Estamos incorporando a nuestra indagatoria toda la información que pueda existir de investigaciones ya revisadas, de procesos penales que estén en curso, de casos o hechos que pudieran arrojar datos valiosos para este tema.

''También lo hemos incorporado a nuestra indagatoria porque esto tiene que ver no sólo con un planteamiento que hizo el GIEI y los padres, sino con la necesidad de que toda la información de los sucesos que puedan tener relación se utilicen para un análisis integral y completo del caso.

''Hemos traído a nuestro expediente toda la documentación que se hizo en la Fiscalía de Guerrero de los asuntos que tuvo a su cargo y donde procedió por los hechos ocurridos contra personas que resultaron victimadas en esos hechos, de aquellos que resultaron lesionados, de los casos que a su vez llevó la Seido en contra de integrantes de Guerreros unidos, así fueran hechos diferentes a los de Iguala; todo en aras de poder sumar cualquier dato que nos pueda ayudar.''

-¿La Seido tiene investigaciones paralelas?

-Hay que distinguir el campo de competencias. Lo que nos importa es que esas investigaciones y la información que la Seido ha llevado se sumen a nuestra indagatoria y hacerla aprovechable para la búsqueda de los 43 normalistas.

Imprimir
PDF
Ene
23

El que PGR haya ocultado información del caso Iguala "no es error": Ortega

Autor // comunicacion

jornada logo

 

AUTOR: Fernando Camacho Servín 
FUENTE: La Jornada 
FECHA: 24 de enero de 2017

El ocultamiento de información clave sobre el caso Iguala, por parte de la Procuraduría General de la República (PGR) no es nuevo ni se trata de un ''error'', sino forma parte de una actitud reiterada cuyo propósito es el cierre definitivo de las investigaciones, afirmó Melitón Ortega, padre de uno de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos.

Luego de que ayer La Jornada dio a conocer que la PGR no entregó datos a los padres de las víctimas ni al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) sobre el uso de camiones de pasajeros para el tráfico de drogas, pese a que ya había antecedentes de ello, Ortega subrayó que las omisiones y los ''engaños'' por parte de las autoridades han sido la constante.

''Nuestra queja siempre ha sido que desde el inicio le pedimos a la PGR que investigue, que nos dé información clara, verídica, responsable, pero los compromisos que se han hecho se rompen'', lamentó.

En ese sentido, el ocultamiento de información sobre el uso de autobuses para el trasiego de heroína o sobre la existencia de Gonzalo Martín Souza Neves, supuesto líder de Guerreros unidos, no es un caso aislado.

''No es solamente eso, sino también lo de Tomás Zerón (ex titular de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR, a quien los padres acusan de alterar la escena en donde los normalistas supuestamente fueron asesinados y quemados) y lo del quinto autobús (tomado por los estudiantes el 26 de septiembre de 2014 y que al parecer transportaba drogas)'', recalcó.

''Los padres de familia estamos indignados, estamos con ese coraje, porque la finalidad que hoy percibimos del gobierno es que nunca se esclarezca el caso. Lo que pretenden es cerrarlo.''

Luego de afirmar que la gestión de Raúl Cervantes al frente de la PGR ha sido ''aún más pasiva'' que la de sus antecesores, Melitón Ortega -padre de Mauricio Ortega, uno de los normalistas desaparecidos- consideró que la supuesta falta de coordinación dentro de la procuraduría no es un error.

''Hay una intención clara de ocultar, de no dar a conocer a otras instancias que hay informaciones importantes. Eso no es falta de coordinación; no es posible que nos digan hoy eso de que fue por error o porque se les pasó algo importante. No vamos a creer en esas palabras'', enfatizó.

Para avanzar en las indagatorias y llegar a la verdad, el padre de familia consideró de vital importancia que el mecanismo de seguimiento de las recomendaciones del GIEI retome el asunto del tráfico de drogas a través de camiones de pasajeros.

''Ellos son la esperanza para nosotros, porque tenemos la confianza de que así podamos encontrar el paradero de los estudiantes'', recalcó.