Crímenes seriales, propiciados por impunidad

by

Ciudad de México, 02 de junio de 2021. Ante las noticias recientes sobre feminicidas “seriales”, el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) y Católicas por el Derecho a Decidir (CDD) reivindicaron que, lejos de atribuir únicamente la situación a un patrón de conducta o a una cuestión psicológica, las autoridades y la sociedad deben reconocer al feminicidio como un delito que se fomenta ante la falta de una política de cero tolerancia contra las violencia hacia las mujeres y la falta de acceso a la justicia. 

“Un ejemplo es el caso de la joven Yang Kyung María Jun Borrego, víctima de feminicidio el domingo 22 de septiembre de 2014, en la Col. Doctores de la Ciudad de México. A pesar de los signos de violencia física y sexual en el cuerpo de la joven, la investigacion sobre el caso inició como suicidio y no como feminicidio, como debió de haber sido desde un inicio”, dijeron las organizaciones. 

Las defensoras señalaron que, en este caso, la lucha de la familia de la joven logró que el caso se investigara como feminicidio, y que en el transcurrir del proceso la familia de otra joven asesinada por el mismo agresor contactó a la familia de Yang , pues identificaron que el agresor era el mismo. 

Para este tipo de casos, las defensoras insistieron en que es necesario que se garantice una investigación con perspectiva de género, se identifiquen los antecedentes de violencia y se garantice el acceso a la justicia conociendo la verdad de los hechos para dignificar la memoria de la víctima y evitar la repetición de los hechos.

“La impunidad es el aliciente que fomenta la prevalencia de los feminicidios en México, por lo que garantizar investigaciones diligentes, en un plazo razonable y con perspectiva de género, puede contribuir a frenar la violencia que ataca irreparablemente al menos a 11 mujeres al día, por lo que desde el OCNF estaremos atentas de la decisión del Juzgado 50 de la CDMX y de la materialización del acceso a la justicia para Yang”, finalizaron.