BAJO LA LUPA | Tortura: la dimensión del reto para erradicarla, por Centro Prodh

by

No obstante, la aprobación de una ley no es suficiente para cambiar la realidad. En el caso de la Ley General contra la tortura, los retos para su debido cumplimiento son mayores, pues implica un cambio tan fundamental como dejar de usar la tortura como método de fabricar pruebas y empezar a castigarla como delito. Y, en efecto, mientras los últimos dos años han visto varios avances en la implementación de la Ley, persisten grandes pendientes y vacíos que se traducen, hasta la fecha, en la continuación de la impunidad.

Sin duda, uno de los pendientes más prioritarios es poner fin a la impunidad casi absoluta por tortura: de un total de casi 24,000 investigaciones iniciadas por tortura de 2014 a 2018, los poderes judiciales informaron de únicamente 41 sentencias dictadas en casos de tortura (33 federales y 8 estatales), incluyendo tanto sentencias condenatorias como absolutorias. Así, se requieren transformaciones profundas en la forma de investigar la tortura.

Mientras tanto, la realidad cotidiana que viven las víctimas de tortura y sus familias sigue siendo de una lucha permanente por la libertad, el acceso a la justicia y la reparación, enfrentándose a un sinnúmero de obstáculos. Desde el Centro Prodh acompañamos a numerosas personas sobrevivientes y familiares que, con valor y dignidad, han emprendido este duro camino, y seguiremos buscando verdad y justicia para cada una de ellas.