BAJO LA LUPA | La podrida justicia, por Javier Risco

by

El fiscal General ha hecho el diagnóstico de lo que recibió. Después de 100 días ha terminado de “limpiar” las oficinas de la exProcuraduría General de la República y nos ha mostrado lo que todos esperábamos: un cochinero. La justicia mexicana en estado puro: colapsada, en terapia intensiva y parecería que sin remedio. 95 de cada 100 delitos denunciados en este país, sin investigar y sin resolver. He ahí una de las semillas de los males que acechan este país.

¿Por qué una persona puede entrar a una fiesta y matar a todos sus participantes, incluyendo un bebé de un año? Porque puede y sabe que no va a pasar nada, será de ese 95% impune.

Sacar la mugre también debe incluir el señalamiento de responsables. Ojalá las compras con sobreprecio, la corrupción interna, los jueces comprados y los peritos pagados no caigan en ese 95% de impunidad, esa tarea ya está en manos del fiscal que ha prometido cambiar la justicia de este país, a ver si por ahí comienza.