BAJO LA LUPA | La guerra ante el Poder Judicial, por Catalina Pérez Correa

by

La semana pasada se resolvieron los primeros amparos presentados contra la Ley de Seguridad Interior, una norma que desde sus primeros planteamientos fue duramente criticada por ser contraria a la Constitución. Las voces que hoy suenan las alarmas son particularmente relevantes. No se trata de opiniones ciudadanas, sino de pronunciamientos a cargo de juzgadores federales, aquellos encargados de hacer valer la Constitución y proteger los derechos de los mexicanos. Estas voces declaran inconstitucional partes importantes de la norma y alertan sobre los riesgos que la legislación representa para la ciudadanía.

Las sentencias señalan que se trata de una norma que contiene conceptos vagos. No queda claro, dice una, qué es seguridad interior ni cómo se distingue de la seguridad pública. Esa ambigüedad es peligrosa porque significa que no están determinadas las facultades de las autoridades ni las obligaciones de la ciudadanía. Tampoco está claro cómo o cuándo puede o debe aplicarse la ley. Es decir, el ejército o la policía federal pueden detenernos -o espiarnos (la ley los faculta)- en cualquier lugar o momento, sin tener nadie claro por qué lo hacen o cuándo deben dejar de hacerlo.

Los jueces además coinciden en que la ley pone al ejército y marina por encima de la autoridad civil y les permite actuar sin ser incitados por estas, pues se prevé la participación “permanente” de las Fuerzas Armadas en tareas de identificación y prevención de “riesgos a la seguridad interior”. En otras palabras, no es necesario que se haga una declaratoria de afectación para que las autoridades federales hagan tareas de seguridad interior. Más aun, de acuerdo con una de las sentencias, puede interpretarse que se autoriza la intervención de las fuerzas armadas en manifestaciones públicas.

No se trata, pues, de una norma perfectible, como afirma el candidato del PRI, sino de una ley que hace permanente el estado de excepción en que vivimos, en contravención abierta con la Constitución. Tampoco es correcto decir que no tendrá efectos si el Presidente no la usa, como han sugerido Enrique Peña Nieto y el candidato López Obrador. Su mera existencia, como dejan en claro las sentencias, representa un riesgo para los derechos e inhibe el ejercicio de libertades de la ciudadanía (especialmente de periodistas y defensores de derechos humanos). Al evitar definirse claramente sobre esta norma, los candidatos titubean sobre la defensa de los derechos y la Constitución.

*Lea el artículo completo en El Universal