ahi-esta-el-detalle, La edición de hoy, Uncategorized — abril 4, 2018 at 7:20 am

BAJO LA LUPA | La CNDH y los binomios del horror, por Pedro Salazar

by

Primero lo obvio, pero no por ello irrelevante: la CNDH es una institución del Estado mexicano. Es decir, se trata de una autoridad que, además, tiene autonomía constitucional y ejerce una tarea particularmente delicada. Su misión es investigar y denunciar los abusos que cometen las autoridades en contra de la integridad, la libertad, la vida, etc., de las personas. Así que conviene tomarnos muy en serio sus informes.

El pasado 28 de marzo, su titular, Luis Raúl González Pérez, ante el presidente Enrique Peña Nieto no titubeó en sostener que los binomios “inseguridad y violencia, impunidad y corrupción, desigualdad y pobreza”, aquejan a la vida de millones de mexicanas y mexicanos. Asesinatos, torturas y desapariciones son calamidades que nos azotan y que, en muchas ocasiones, son cometidas por agentes estatales. Por eso, le recordó al Presidente que “el país requiere seguridad, pero no a cualquier costo ni por cualquier medio”. Los excesos cometidos por las fuerzas del orden son inadmisibles por su deriva autoritaria que desfonda a la apuesta democrática. Los lugares en los que se ha materializado esa premisa amenazante son concretos y los eventos horrendos: Chalchihuapan, Iguala, Tanhuato, Apatzingán, Tlatlaya, Nochixtlán, entre otros.

Alguien podría decir que hasta aquí el informe reitera algunas tesis conocidas sobre violencia estatal y autoritarismo y recapitula hechos nefandos que ya son públicos. Con eso bastaría para llamar nuestra atención, pero las cosas son peores porque la denuncia principal reside en que las recomendaciones que la CNDH ha realizado han sido, simple y llanamente, desatendidas.

Hace unos días, la PGR emitió un comunicado en respuesta al informe de la CNDH. Su texto es lamentable y elocuente. Por un lado, la Procuraduría relativiza la gravedad de las violaciones de derechos humanos y, por el otro, excusa su incumplimiento a las recomendaciones de la CNDH alegando la celebración de reuniones con víctimas, Brigadas de Trabajo, cursos de capacitación a su personal y generalidades varias. Como si con eso se previnieran, investigaran, sancionaran y garantizara la no repetición de vejaciones, mutilaciones, secuestros, violaciones y otros horrores que son la médula de los reclamos del ombudsman.

Para colmo, en un extremo de cinismo, la PGR advierte que “la investigación de los lamentables hechos ocurridos en Iguala, es responsabilidad directa de la PGR (…), y la CNDH no puede sustituirla en sus funciones”. Ahora resulta que la Comisión no debe realizar las investigaciones que le permitan atender las quejas y determinar las violaciones a los derechos de las personas. A confesión de parte, relevo de pruebas.

*Lea el artículo completo en El Financiero