Organizaciones de la sociedad civil ofrecen al Gobierno federal su información sobre fosas clandestinas

by

* Celebran la presentación del primer Registro Nacional de Fosas Clandestinas y Fosas Comunes y realizan recomendaciones para perfeccionarlo. 

Ciudad de México, 15 de mayo de 2019. Organizaciones de la sociedad civil expresaron su beneplácito por la presentación del primer Registro Nacional de Fosas Clandestinas y Fosas Comunes, hecho ayer por el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, y pusieron a su disposición la información y herramientas que ellas mismas han generado sobre fosas.

El subsecretario Encinas anunció ayer, durante la conferencia matutina del presidente de la República, que en el actual gobierno se han localizado 81 sitios con 222 fosas clandestinas, en las cuales pudieron identificarse 337 cuerpos, en lo que constituye el primer reporte oficial en la materia.

El subsecretario informó que la mayor parte de los sitios con fosas se ubican en Colima, Veracruz, Sonora Sinaloa, Guerrero y Nayarit, y anunció que por instrucciones del presidente  se crearán un Programa Nacional de Búsqueda y un Programa de Inhumaciones e Identificación Forense, con acompañamiento de familiares para que la identificación de cuerpos sea más eficaz.

El Programa de Derechos Humanos de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, Data Cívica, la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de Derechos Humanos, ARTICLE 19 Oficina para México y Centroamérica y el Human Rights Data Analysis Group comunicaron que desde hace tres años han trabajado e investigado el tema de fosas clandestinas, por lo que cuentan con información georreferenciada de sitios donde han sido localizadas fosas clandestinas durante el periodo 2007-2017, además de que han desarrollado una herramienta para poder identificar municipios con alta probabilidad de encontrar fosas clandestinas que aún no han sido localizadas en el país.

Además de poner a disposición sus herramientas e información, realizaron una serie de recomendaciones para los próximos pasos de la elaboración del registro:

  1. Incluir información de procuradurías o fiscalías estatales, de la Fiscalía General de la República, la Secretaría de la Defensa Nacional, colectivos de familiares en búsqueda y organizaciones de la sociedad civil.
  2. Generar certeza en las cifras: el principal problema al que nos hemos enfrentado las organizaciones es la falta de rigor que existe por parte del Estado en cuanto a las cifras de fosas. Una misma autoridad reporta información contradictoria consigo misma y con otras instituciones. Esto genera desconfianza en cuanto a las cifras y las metodologías usadas para la elaboración de las mismas.
  3. Promover la participación ciudadana: en este tema de interés público es fundamental garantizar el escrutinio público en la construcción de las fuentes de información.
  4. Garantizar la transparencia de la información estadística generada por esta base de datos, así como de las metodologías de inclusión de información y validación de la misma. Es necesario contar con una versión pública del registro, consultable y descargable para que la sociedad pueda acceder a la información incluida en el mismo.
  5. Generar procesos que permitan conocer el contexto mediante el cual se está produciendo la información incluida en el Registro.
  6. Incluir dentro del registro las definiciones de fosas clandestinas y fosas comunes para controlar los datos que se incluirán.
  7. Desarrollar un formato de registro para que las dependencias estatales y federales capturen de manera adecuada los hallazgos de fosas que se incluirán posteriormente.

Ayer, Encinas explicó que el gobierno impulsa acciones como la revisión y actualización del registro nacional de personas desaparecidas; un registro nacional de fosas, a través de la información generada por la Subsecretaría de Derechos Humanos, la Comisión Nacional de Búsqueda, la Fiscalía General de la República, fiscalías de los estados, colectivos de familiares y fuentes abiertas verificadas. Además, se estará entregando quincenalmente al gabinete de seguridad pública un reporte sobre registro de fosas clandestinas, cuerpos encontrados y sitios, verificando la información proveniente de las fiscalías.

El gobierno también está concluyendo el diagnóstico nacional forense, a fin de fortalecer las capacidades institucionales de los servicios médicos forenses, anfiteatros y laboratorios de genética que existen en los estados, así como la formación de recursos humanos.

Encinas agregó que se elaboran planes regionales de búsqueda y acompañamiento a los familiares de las víctimas, así como el Programa Nacional de Exhumaciones e Identificación Forense, que considera la creación de un sistema nacional que homologue procesos, fortalezca capacidades institucionales y canalice los apoyos de la cooperación internacional.

En esas tareas participan en colaboración los servicios periciales de la Fiscalía General de la República, la División Científica de la Policía Federal, la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para Derechos Humanos, el Equipo Argentino de Antropología Forense y colectivos de víctimas.