Tras cinco días de desaparición y fuerte presión de la sociedad, localizan a Marco Antonio

by

*Por el estado de salud en que se le encontró, compañeros cierran su escuela para exigir que se investigue si fue torturado. 

FOTO: La Jornada

Ciudad de México, 29 de enero de 2018. Tras una intensa presión de organismos de derechos humanos y de la sociedad civil, las autoridades metropolitanas localizaron ayer al menor Marco Antonio Sánchez Flores, quien estuvo desaparecido cinco días tras ser detenido y golpeado en circunstancias no aclaradas por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México.

Tras conocerse la desaparición y la negativa a investigar, organismos e instancias de derechos humanos se pronunciaron, mientras que centenares de personas salieron a las calles a exigir la aparición con vida del jovencito.

La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos instó a las autoridades a investigar el caso como desaparición forzada y a garantizar justicia y reparación del daño.

Tania Reneaum, directora de Amnistía Internacional México, sostuvo: “La Procuraduría General de  Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX) debe llevar a cabo una investigación exhaustiva, inmediata e imparcial sobre las circunstancias que rodean su desaparición, que haga públicos sus resultados y que lleve a los responsables ante la justicia. Es importante considerar como línea de investigación la posible implicación de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México que ese día tuvieron contacto con el menor de edad”.

Debido al mal estado de salud que se pudo apreciar y a las dudas sobre el proceder de los policías capitalinos, estudiantes de la Preparatoria 8, a donde acude la víctima, decidieron hacer un cierre de instalaciones para exigir la verdad de lo sucedido y castigo a los responsables de las irregularidades y las violaciones a derechos humanos. Las y los jóvenes exigen que se investigue si Marco Antonio fue torturado.

El 23 de enero, Marco Antonio Sánchez Flores, de 17 años, tomaba fotos a un mural a las afueras del metro Rosario cuando fue detenido por cuatro policías capitalinos. Mientras los policías afirman que una persona les pidió detenerlo (persona de la que no hay registro), un amigo del joven, testigo de la detención, describió una detención arbitraria. En una imagen del momento se observa al joven tumbado en el suelo, sometido por policías. El joven no fue presentado ante Ministerio Público, el supuesto ciudadano que pidió su detención no apareció nunca y las autoridades se negaron a investigar la desaparición hasta pasadas 48 horas.

El estudiante de 17 años, aficionado al deporte y la fotografía, fue localizado gracias a un reporte ciudadano que lo ubicó en Melchor Ocampo, Estado de México, luego de conocerse que policías del municipio de Tlalnepantla lo presentaron a las autoridades debido a que pensaron que se estaba intentando suicidar. Luego lo dejaron libre, sin comprobar si era buscado.

Marco Antonio salió esta mañana de las instalaciones de la Fiscalía General del Estado de México (FGEM) para ser trasladado al hospital psiquiátrico Juan N. Navarro en compañía de sus padres, personal de la PGJ capitalina y visitadores de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH). En medios locales, los familiares denunciaron que en las imágenes se le ve golpeado, errático y en shock.