Forenses argentinos publican dictamen completo sobre Basurero de Cocula; reitera imposibilidad de incineración de normalistas

by

*Solicitan que también se de a conocer estudio sobre fuego que solicitó PGR a panel de especialistas.   

chrome_2016-04-21_10-58-27Ciudad de México, 21 de abril de 2016. “En aras de contribuir a la transparencia y generar un debate científico”, el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) hizo pública ayer la totalidad del peritaje realizado en el basurero de Cocula, con el que demostró la imposibilidad de que haya ocurrido un incendio que haya calcinado al punto de la incineración a los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos los días 26 y 27 de septiembre de 2014, como ha sostenido la Procuraduría General de la República (PGR).

Con esta publicación (que se puede encontrar en línea aquí) y la del peritaje de José Torero, que también niega la imposibilidad del gran incendio para incinerar a 43 pesonas y que fue dado a conocer por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), solamente la información de los peritajes de la PGR  con los que pretende sostener la “verdad histórica” sigue sin conocerse públicamente.

“La publicación de todos los dictámenes y opiniones técnicas permitirá una discusión  abierta entre peritos en beneficio de la investigación que nos ocupa. Sólo la transparencia y la discusión científica  permitirán esclarecer los hallazgos del sitio del Basurero de Cocula en el marco  de la investigación sobre la desaparición de los 43 normalistas”, resaltó el EAAF.

Los forenses argentinos expusieron que el equipo interdisciplinario que realizó el peritaje se compuso por 26 especialistas en arqueología, antropología, criminalística, entomología y botánica forense, balística, dinámica de fuego, interpretación de imágenes satelitales, odontología forense, genética y trauma óseo, provenientes de Argentina, México, Estados Unidos, Colombia, Uruguay y Canadá.

El EAAF concluyó, tras más de un año de trabajo científico sobre la evidencia física recolectada y analizada proveniente del Basurero de Cocula, que no es posible que los presuntos perpetradores hayan incinerado en ese lugar a los 43 jóvenes, pues no hay consistencia entre la evidencia física y la evidencia testimonial.

El EAAF es una institución con más de 30 años de trayectoria que cuenta con unánime reconocimiento en la región por su rigor científico. El EAAF interviene desde octubre de 2014 en la investigación del caso Ayotzinapa a solicitud de los familiares de los estudiantes desaparecidos. Su participación fue formalmente avalada por el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, quien se comprometió a brindar condiciones para su labor en uno de los acuerdos firmados con las familias a pocas semanas de los hechos. La participación de las y los integrantes del EAAF ha cumplido con todas las formalidades legales requeridas.

A inicios de abril, en su respuesta a la presentación de información del estudio premilinar encargado por la PGR, con el que se pretende reafirmar la verdad oficial, el EAAF señaló que ésta no confirma ni niega la hipótesis de la quema de los 43 normalistas de Ayotzinapa en el Basurero de Cocula, y puntualizó que la información ofrecida por Ricardo Damián Torres, en el papel de vocero del panel de científicos, no aclara si el evento de fuego al que se refieren puede estar relacionado con el caso Iguala, cuándo pudo haber ocurrido, si pudieron existir otros fuegos y qué significa un “evento de fuego controlado de grandes dimensiones”. En cuanto al hallazgo de restos humanos, el EAAF puntualizó que no hay evidencia sobre a quién pueden corresponder ni cuándo fueron depositados en dicho lugar.

Unos días después, se dio a conocer que no se pudo identificar a normalistas de Ayotzinapa de entre los restos recogidos en el Basurero de Cocula y supuestamente en el río San Juan que fueron enviados al Instituto de Medicina Legal de la Universidad Médica de Innsbruck (IMG). Específicamente, los cabellos analizados que corresponden a seres humanos no pertenecen a ninguno de los jóvenes desaparecidos la noche del 26 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero, lo que fortalece las conclusiones del EAAF.

*Reportajes sobre el dictamen del EAAF se pueden encontrar en Proceso (1, 2 ) y en Sin Embargo (1)