Imprimir
PDF

La Nota Dura / PersonasNoRenglones
Lunes,
13
Noviembre
2017

Autor // comunicacion

 

El Financiero logo

AUTOR: Javier Risco 
FUENTE: El Financiero 
FECHA: 13 de noviembre de 2017

#PersonasNoRenglones ¿Cuántos cadáveres pisamos? ¿Cuántos mexicanos no regresaron a casa? ¿Dónde fue que se los comió la tierra? Y tal vez la pregunta más importante: ¿quiénes son? Hasta hoy las tragedias de los desaparecidos se vivían en núcleos de dolor, hogares que no volvieron a ser los mismos, conversaciones con una misma frase final ¿dónde estarán? El gobierno había sido incapaz de construir una base de datos nacional confiable que dé cuenta con certeza de cuántos desaparecidos hay y cuál es el nombre de cada uno. Hasta hoy, la única fuente de consulta ''oficial'' al respecto estaba alojada en el Registro Nacional de Personas Extraviadas y Desaparecidas (RNPED), que divide a quienes han dejado un hueco en su hogar en los casos que corresponden al fuero común, es decir que son competencia de las procuradurías locales y los del fuero federal.

Este registro está incompleto, no sólo porque reporta un dato menor de desaparecidos, sino porque en muchos de los casos habla de expedientes sin el nombre o la foto de la persona extraviada o desaparecida.

Congrega sólo los que dicen tener un reporte y a veces ni siquiera eso, hay casos de desaparecidos reportados que no aparecen en la lista. No hay criterios claros. Sin una metodología específica de cómo entran y salen nombres de esta lista, no se sabe si aquellos que aparecen en el reporte de un año y no están en el siguiente es porque fueron hallados, en qué circunstancias o si se debe a la falla de alguien que olvidó capturar un nombre.

Sentarse a esperar que el gobierno haga su trabajo, que investigue o que por lo menos los nombre, no regresará a ninguno de ellos a casa. Y de nuevo, es la sociedad civil organizada la que, empleando sus propios medios, en un esfuerzo sin precedentes y tratando de dar a las familias y a las víctimas acceso a la verdad y a la justicia, ha reconstruido esta lista de dolor.

Hoy, la organización Data Cívica presenta la base de datos "Reconstrucción de nombres de personas desaparecidas", y después de dos años han logrado darles una historia a 31,968 mil nombres. No recuerdo un hecho tan contundente que da luz en el consuelo de los que sufren día a día un perdido.

Mediante el cruce de más de 17 mil bases de datos, esta organización logró que cada renglón de la fría e incompleta lista del RNPED tenga el nombre de los casi 32 mil mexicanos y 32 mil familias que no duermen esperando y buscando respuestas.

"La gran importancia de haber identificado los nombres de los desaparecidos de fuero común está, en primer lugar, en colocar el foco en la búsqueda de justicia y verdad para las personas desaparecidas y sus familiares: un gobierno que trata a sus desaparecidos como renglones se niega a volver estas dos cosas su prioridad.

"Saber los nombres de nuestros desaparecidos nos permite dar seguimiento a los casos desde la sociedad civil, no dejando a las familias solas para hacer este trabajo; si sabemos quiénes son las y los que desaparecen, podremos saber si los retiran de la base y preguntar si se les quitó porque aparecieron vivos, porque aparecieron muertos o porque ya no se les considera desaparecidos", explican en Data Cívica, que hará pública la base de datos en el Centro Pro de Derechos Humanos.

Llamarlos por su nombre, saber cómo eran, de dónde venían, su edad, su historia... encontrar patrones que quizá nos ayuden a dar respuestas. Es devolverles la dignidad, es reconocerlos como 31 mil 968 pendientes. Es evitar que, en la depuración de estas listas incompletas del gobierno, estos mexicanos desaparezcan dos veces.